domingo, 4 de junho de 2017

Desmontando el 'milagro económico' de Portugal

LOS NÚMEROS QUE HAY TRAS EL DISCURSO

Costa ha conseguido sacar al país del Procedimiento de Déficit Excesivo, el PIB crece un 2,8% y el paro ha caído hasta el 10,2%. ¿No sería mejor emigrar a Portugal?

Javier Jorrín 

El socialista Antonio Costa durante en un evento electoral en Lisboa. Foto: Reuters
El 'milagro económico portugués' se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales de España y en muchos medios de comunicación. Tal éxito social no se debe a la recuperación económica (Irlanda ha sido el verdadero ganador de la crisis y apenas se ha escrito de su éxito), ni tampoco a su efectividad al reducir el déficit (salvo España y Francia, todos los países del euro han salido del Procedimiento de Déficit Excesivo), sino a la ideología del Gobierno: la alianza de izquierdas conformada por el Partido Socialista, el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista.

Cualquier recuperación económica es motivo de celebración, pero si la ideología impide ver los números, surgen los problemas. El mejor ejemplo es el paradigma de la austeridad. El discurso que se ha extendido a favor de las políticas del presidente António Costa asegura que Portugal ha conseguido rebajar el déficit y, además, terminar con la austeridad y elevar el gasto público. Mientras tanto, en España, Rajoy ha profundizado en los recortes y además el déficit sigue descontrolado.

En efecto, Portugal ha hecho los deberes para ajustar sus cuentas públicas (algo que no ha hecho España), pero ha sido a base de aplicar recortes. En 2015 y 2016 el gasto público bajó en algo más de 6.260 millones de euros (datos de Eurostat), lo que significa un ajuste del 7% del presupuesto, en gran medida paralizando la inversión pública. Por el contrario, España ha aumentado el gasto público en algo más de 6.650 millones de euros, un 1,5% más. En 2014, justo antes de que Costa llegara al Gobierno, el gasto público de Portugal era del 51,8% del PIB, dos años después ha caído en más de 6 puntos hasta el 45,1%.

Sólo Grecia invierte menos que Portugal en la eurozona
Inversión en Formación Bruta de Capital Fijo, en porcentaje del PIB, datos de 2016

Source: Eurostat • Get the data Created with Datawrapper

Es cierto que la economía portuguesa ha vuelto a crecer, un 1,4% en 2016, pero la salida de la recesión se produjo mucho antes, en 2013. De hecho, en 2015 creció un 1,6%, más que en 2016. Este crecimiento permitió a Costa recuperar el nivel de PIB previo a la crisis en su primer año de mandato. Sin duda un motivo de celebración, pero contenida, ya que la mayor parte del crecimiento ha sido nominal y no real. ¿Qué significa esto? Que el PIB ha crecido por los precios. Sin embargo, en términos reales (sin inflación) está a más de un 4% de volver a los niveles precrisis y todavía tardará dos o tres años en recuperarlos, mientras que España acaba de hacerlo este año.

El PIB portugués creció un 1,4% en 2016 y para este año la Comisión estima un avance del 1,8%. Un ritmo nada despreciable, pero que no se acerca a las tasas de la economía española que creció un 3,2% en 2016 y que para este año se espera que avance un 2,8%.

El enfermo de Europa
Portugal es, con permiso de Grecia, el país del euro que presenta mayores desequilibrios económicos. Costa no es el culpable –esto es evidente–, pero la realidad del país es que está en una situación muy delicada. Portugal, como España, ha sido uno de los países más beneficiados por los 'vientos de cola' internacionales: la caída del precio del petróleo, de los tipos de interés y la recuperación de la demanda externa, lo que ha permitido estos últimos años de bonanza. Sin embargo, el Gobierno no ha conseguido aprovechar este escenario tan favorable para mejorar sus desequilibrios. Y a partir de 2018 la 'tregua' podría acabarse.

El gran problema de Portugal es su abultada deuda, tanto privada como pública, que multiplica por cinco el tamaño del PIB (un 271% del PIB la privada y un 130% la pública). Los procesos de desapalancamiento son muy dolorosos, ya que cercenan la inversión y, por tanto, la actividad económica. Pero el verdadero peligro de la deuda es el coste financiero que genera. Ahora que los tipos de interés están en mínimos históricos en Europa por las políticas expansivas del BCE, Portugal se deja casi uno de cada diez euros del presupuesto público en pagar el servicio de la deuda. En total un 4,2% del PIB se tiene que destinar a pagar a los acreedores del Gobierno (en España es el 2,8%), en su mayor parte extranjeros.
()
Título y Texto: Javier Jorrín, El Confidencial, 3-6-2017

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Por favor, evite o anonimato! Mesmo que opte pelo botãozinho "Anônimo", escreva o seu nome no final do seu comentário.
Não use CAIXA ALTA, (Não grite!), isto é, não escreva tudo em maiúsculas, escreva normalmente.
Obrigado pela sua participação!
Volte sempre!
Abraços./-