terça-feira, 24 de julho de 2012

O resultado do "progressismo" argentino

Entenda como opera o governo “progressista” argentino, obviamente del siglo XXI:
- oposição ao Consenso de Washington;
- ruptura como o Fundo Monetário Internacional (FMI);
- oposição (ambivalente) aos EUA;
- formação de um bloco, formado com Cuba, Venezuela, Equador e Bolívia;
- eliminação de 70% da dívida contraída pelo Estado (principalmente em mãos do sistema de aposentadoria);
- manutenção por 9 anos do default com o Clube de Paris;
- referência à década de 90 e ao “neoliberalismo” em geral, como culpado dos males atuais;
- reivindicavam da década de 70 (do século passado) e sua identificação com os direitos humanos, e o apoio às Mães da Praça de Maio;
- restrição à ação policial dura e respaldo ao garantismo ainda que se registre um forte aumento da insegurança;
- luta contra os produtores rurais por considerá-los oligárquicos, até o ponto de não comparecer à inauguração de uma exposição rural;
- progressivo afastamento da Igreja Católica, tanto no tratamento do aborto, como no casamento igualitário (entre homossexuais); e
- facilitar ou não regular manifestações “piqueteras” nas ruas, inclusive as violentas e intimidatórias
Rivadávia Rosa

El resultado del progresismo
Orlando J. Ferreres      
El gobierno que se inicio en 2003 puede considerarse progresista. Entendemos por este concepto una serie de hechos, que de una u otra manera, pueden definir a este progresismo, independientemente de si se está de acuerdo o en desacuerdo con esos hechos: la oposición al Consenso de Washington; la ruptura con el Fondo Monetario Internacional, mediante el pago de toda la deuda con ese organismo; la oposición (ambivalentemente) a los EE. UU., llegando al extremo de intervenirle un avión militar con instrumentos de seguridad, acusándolo de no declararlos; la formación de un bloque, que puede considerarse progresista, con Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia; la quita del 70% en la deuda contraída por el Estado (principalmente en manos del sistema de jubilaciones argentino) y el mantenimiento por 9 años (hasta hoy) del default con el Club de París; la referencia a la década del 90, y al "neoliberalismo"en general, como culpable de los males que se viven incluso ahora; la reivindicación de la década del 70 y su identificación con los derechos humanos, y el apoyo a las Madres de Plaza de Mayo; el freno a la policía dura y respaldo al garantismo aunque se registre un fuerte incremento de la inseguridad ; la lucha contra los productores del campo por considerarlos oligarquía , hasta el punto de ni ir a la inauguración de la exposición rural; un progresivo alejamiento de la Iglesia Católica, tanto en el tratamiento del aborto como del casamiento igualitario y el facilitar o no regular manifestaciones piqueteras en las calles, incluso aquellas violentas o intimidatorias.
Podría haber más hechos que definan lo que comúnmente se entiende por este progresismo y muchos quizá no estén de acuerdo con algunos de los puntos de este listado. Es materia opinable y por este motivo no hemos incluido temas como el del Indec y la falta de credibilidad de las cifras oficiales, pues ni el progresismo está de acuerdo con ese tipo de acciones.

ASPECTOS ECONÓMICOS INTERNACIONALES 
En los aspectos económicos internacionales esta etapa (2003-2012) sólo es comparable con la de 1880- 1914, en la que rigieron condiciones óptimas para nuestras principales producciones, la agricultura y la ganadería. Los precios de los granos han sido excepcionales desde 2003 en adelante, reflejados en el precio de la soja. Durante el gobierno de De La Rúa este precio estaba en 150 u$s/ton y el valor de toda la producción de este grano, casi todo exportable, era de u$s 4000 millones. Con los precios alrededor de 500 u$s/ton (ahora está en 625 u$s/ton) eso representa un valor de u$s 24.000 millones por año en promedio, es decir u$s 20.000 millones más cada año, lo cual se traduce en grandes posibilidades de progreso si se utilizaran adecuadamente para promover el crecimiento a largo plazo del país.

LIBERALISMO Y PROGRESISMO
En la época de Roca y el liberalismo de aquella época no fueron muy altos los precios internacionales de los granos, sino que la Argentina logró poner en funcionamiento 15.000.000 de hectáreas agrícolas más, sin provocar que los precios bajaran. El resultado en cuanto a nuevos recursos excedentes es el mismo, aunque en aquella oportunidad hubo que poner a producir un desierto mientras que actualmente fue el resto del mundo (China, India, Vietnam) los que incrementaron fuertemente su demanda, como resultado de la gran disminución de la pobreza en esos países, lo que causó una fuerte alza de nuestros precios, al mismo tiempo que nuestros productores respondieron con la inversión tecnológica adecuada.
La cuestión es cómo usaron los recursos el liberalismo de Roca y el progresismo de los Kirchner. Actualmente lo que más creció fue el consumo, concentrándose las políticas públicas en obtener resultados en el corto plazo. En la época del liberalismo se fomentó la inversión, que es lo único que hace crecer a un país en el largo plazo, aunque es complicado popularmente tener que esperar varios años hasta recoger los resultados. Esto se puede ver en las tasas de inversión:

La gran inversión de aquella época, en 1907 llegó al 58 % del PBI, nada tiene que ver con la moderada suba del coeficiente de inversión de la época actual, signada por el progresismo y su énfasis en el consumo. Cada uno puede listar las obras que se hicieron en aquellos años, como los ferrocarriles, los puertos, los telégrafos y el correo, que eran como Internet de hoy, también gran cantidad de edificios públicos. No por ello se descuidó el ángulo social: la educación presentó un impulso nunca visto hasta ese momento en el país y se hicieron gran cantidad de edificios para escuelas y también dentro de las escuelas se logró trasmitir el conocimiento, brindando una educación de calidad.
¿Qué es mejor? ¿Consumir todos los recursos hoy y ahora, satisfaciendo demandas populistas orientadas al voto de corto plazo, aunque después no queden recursos para financiar la infraestructura de las futuras generaciones, o usar esos recursos para invertir y para hacer un país para el largo plazo? Seguramente habrá muchas opiniones diversas. Yo prefiero hacer un país para el largo plazo, lo que permitiría aumentar un millón de personas por año la ocupación productiva competitiva, hasta ser un país sin desempleo ni pobreza, como debe ser la Argentina, un país con grandes recursos naturales y humanos…
Orlando J. Ferreres, La Nación, 24-7-2012    

Um comentário:

  1. mirando por una solo puerta no se pueden abrir las ventanas .... me cago en todo: qué fumas perro callejero?

    ResponderExcluir

Não aceitamos/não publicamos comentários anônimos.

Se optar por "Anônimo", escreva o seu nome no final do comentário.

Não use CAIXA ALTA, (Não grite!), isto é, não escreva tudo em maiúsculas, escreva normalmente. Obrigado pela sua participação!
Volte sempre!
Abraços./-